Dejadme mi libertad... que yo sabré como usarla
(A Ramón San Pedro - Q.E.P.D.)

Viví una vida, en dos vidas,
a través de una ventana,
viví Otoños, sin Otoños...
los viví, de madrugada.

Viví treinta Primaveras,
con la soledad del alma,...
subí por tantas montañas,
que ya no puedo contarlas.

Bajé, por tantas laderas,
rodando por hierba blanca,
bebí en tantos manantiales,
que conozco todo el agua.