Por tener una ilusión

-¿Papá... los Reyes Magos son de verdad...?
-...Sí... ¿porqué?
-...Tú... ¿los has visto...?
-Nó... pero son de verdad.
-Pero... si tú no los has visto... ¿porqué sabes que son de verdad...?
-Bueno... déjame en paz.
De ésta forma o parecida era como solía contestarle su padre a Miguelín, cuando le hacía éstas preguntas o parecidas.