El manzano de Pablo

El sol se estaba ocultando, el pueblo estaba cubierto por las sombras de las montañas que lo rodeaban, en una arboleda a las afueras del pueblo, unos niños jugaban a tirar piedras a una "charca de agua" y éstas resvalaban dando saltos como si fueran ranas saltando por encima del agua. Otros niños jugaban a los soldados con espadas de madera, simulando una gran batalla, caían heridos rodando por el suelo;...ay...ay...me han matado... gritaba Antonio con la mano en el pecho... qué escena, como simulaban una muerte producida por otro soldado... daba gusto ver a los niños jugar.